domingo, 21 de agosto de 2011

¿Para qué vivir sin esa persona?

Hoy es uno de los días en que además de no tener nada que hacer, tampoco te apetece buscar algo con lo que entretenerte. Todo lo que quieres hacer te recuerda a ella, todo lo que podría mantenerte entretenida tiene que ver con ella, todo lo que tienes a tu alrededor ha pasado por ella o todo lo que ves tiene su mirada encima.
A pesar de todo esto, en vez de querer animarte, te encierras en tu habitación buscando más recuerdos, juntanto todas las piezas de lo poco que recuerdas, mirando fotos hasta que tus ojos no puedan más, escuchando su música o sus canciones favoritas, comiendo helado de chocolate hasta que te duela la barriga o como ahora, escribiendo una entrada en el blog donde poder desahogarte...
Cada paso que das es un recuerdo que te viene a la mente, cada tontería, hasta lo más mínimo hace que tus ojos se rallen bajo las lágrimas y quieras desaparecer de donde estás. Basta que varios recuerdos vengan a tu mente para que pienses, que tu vida sin ella, no vale la pena, pero luego piensas y te das cuenta de que ella es tu vida, que luchar por ella si que vale la pena, y que esperar a volver a verla será el mejor de los regalos.
Por eso, y solo por eso, hoy lucho y seguiré luchando para que mi vida, ella, tenga sentido.

NI.

miércoles, 10 de agosto de 2011

¿Qué es el tiempo?

Segundos que forman minutos, minutos de los que están compuestas las hora, horas que dan lugar a días... así podríamos pasarnos toda una vida. Pero el tiempo varía y a veces pasamos minutos que parecen horas y horas que parecen minutos, dependiendo de como nos sintamos en esos momentos.
Si los minutos se nos convierten en horas tendremos que pensar, ¿ por qué, por qué el tiempo se ralentiza y parece que se para ? Tal vez no estemos cómodos con lo que hacemos o tal vez sí, pero nuestra cabeza está pensando en cosas que nos preocupan y no aprovechamos el momento tanto como lo podríamos hacer.
En el caso opuesto, en el que las horas se nos hacen minutos, no hay mucho malo en lo que pensar ya que eso significa que hacemos lo que nos gusta y con lo que nos sentimos agusto. La pena es que sea así y no al revés, porque todos querríamos que los malos momentos pasaran rápido y que el los buenos el reloj parase de funcionar.
Y es que el tiempo no puede pararse, si da esa sensación, pero jamás podrás retenerlo. Eso sí, cuando sientas que tu tiempo está parado y sea por felicidad, aprovecha, nadie podrá quitarte ese momento. Aprovecha como un niño con sus golosinas, aprovecha el momento todo lo que puedas, más si el tiempo ha sido supendido en segundos por una persona. Una persona, sí, la persona más importante de tu vida.